Viejo pervertido sexual seduce a su joven empleada virgen

100%

Este viejo pervertido sexual sabe que no le quedan muchos años y que su polla empezará a flojear de un momento a otro, pero de momento funciona y no está dispuesto a perderse los placeres de la vida. Su joven secretaria de 18 años es una becaria que hace prácticas en su oficina y es imposible no fijarse en su cuerpecito virgen, siempre lleva falditas cortas y cuando se agacha se le ven las braguitas. Con su experiencia y su alto grado de perversión, al abuelo no le costará mucho seducirla y follársela.